Los buscadores realizan operaciones críticas que les permiten ofrecer resultados relevantes cuando los usuarios hacen uso de su sistema para encontrar información.

1. RASTREAR LA WEB

Los buscadores ejecutan programas automatizados, llamados bots o “arañas”, que se basan en la estructura de enlaces de la web para “rastrear” las páginas y documentos que componen la World Wide Web. Se estima que, de los 20.000 millones de páginas que existen, los buscadores han rastreado entre 8.000 y 10.000 millones.

2. INDEXAR DOCUMENTOS

Una vez que se ha rastreado la página, puede “indexarse” sus contenidos, es decir, almacenarlos en la enorme base de datos de documentos que compone el índice del buscador. Es necesario controlar estrictamente este índice, para que las peticiones que deben buscar y clasificar miles de millones de documentos se completen en menos de un segundo.

3. PROCESAR CONSULTAS

Cuando llega una solicitud de información al buscador (reciben cientos de millones al día), este obtiene de su índice todos los documentos que encajan con la consulta. Se entiende que se produce una coincidencia si las palabras o la frase aparecen en la página tal y como las especificó el usuario. Por ejemplo, para la búsqueda de una revista de coches y motos, Google ignora las palabras “de” e “y”, porque no son útiles a la hora de restringir la búsqueda y ofrece 16,5 millones de resultados; pero para una búsqueda de la misma frase entre comillas, “revista de coches y motos” Google solo devuelve las páginas en las que aparece la frase exacta, incluyendo “de” e “y”. Otras opciones avanzadas (Google dispone de una lista de once) permiten modificar los criterios que utilizará el buscador para considerar que se ha producido una coincidencia.

4. ORDENAR RESULTADOS

Una vez que el buscador ha determinado qué resultados coinciden con la consulta, su algoritmo (ecuación matemática utilizada normalmente para clasificar elementos) realiza operaciones sobre cada uno de esos resultados para decidir cuál es el más relevante para una consulta determinada y los ordena en páginas de mayor a menor grado de relevancia, de forma que los usuarios puedan decidir cuál eligen.

Aunque las operaciones de los buscadores no son particularmente largas, los sistemas de Google, Yahoo!, AskJeeves y MSN se encuentran entre los ordenadores más complejos y con mayor capacidad de procesamiento del mundo, capaces de realizar miles de cálculos por segundo y de canalizar las solicitudes de información de un número enorme de usuarios.

Ahora ya sois un poco más expertos en buscadores y conocéis cómo funcionan… En la siguiente entrega os daremos algunos trucos sobre cómo podéis mejorar el posicionamiento en buscadores de vuestra web. ¡No os lo perdáis!

Fuente: Rand Fishkin, de SEOmoz.org

David Pérez

Especialista en Marketing e Internet Marketing, desarrolla su trabajo ayudando a las empresas a conseguir negocio por Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *