La marca Telefónica desaparecerá y quedan sólo Movistar y O2