Aunque haya crisis, seguimos comprando el pan