A Fernando Summers: ¿Qué falta para emprender más?