• 4 comentarios
  • Opinión

Este verano iba yo por un paseo maritmo cualquiera con la familia y con la calor apetece un heladito pues bien nos acercamos a una heladería  y cada uno nos pedimos nuestros helados, un cucurucho para el niño y para mi y mi mujer tarrina por eso de la comodidad.

Pues bien todo hasta que me dieron la tarrina la cual tenia un precio para mi un poquito exagerado de 3,90€ ya que la tarrina no hera demasiado grande, pero al cogerla me pareció demasiado ligera, como si lo que veia con mis ojos no correspondiera al peso de una tarrina llena de helado de 2 sabores. Extrañado mire por debajo y me di cuenta de que aquella tarina tenia en la parte inferior un grandisimo hueco casi de la mitad de la altura de la tarrina…???

Un engaño este verano con las Tarrinas de Helado

Con lo cual era como si me hubieran dado una tarrina medio llena o medio vacía, yo muy dispuesto le pregunte al heladero.

  •  Perdone ¿pero mi tarrina tiene un hueco muy grande a qui abajo?” a lo que el heladero me respondió en una actitud no muy amigable.
  • A ver señor, si usted le da la vuelta a la tarrina se dará cuenta de que pone 200cc que es justamente lo que usted me ha pedido. Argumentó de manera poco creíble, a lo cual yo le contesté.
  • No perdone, yo le he pedido una tarrina que parece más grande que las demás y no le he pedido una tarrina de 200cc que por cierto no se distinguir entre una de 200cc ó 300cc a simple vista y ademas no suelo ir mirando por debajo de ningún lado no valla a ser que se me caiga.

Bueno la discusión quedó en que nos fuimos con nuestras tarrinas de falso fondo y mosqueados y diciéndonos que ya no mas volveríamos a esa cadena de heladerías que hay por toda la costa.

El tema es que hay empresas que piensan todavía que el cliente se le puede engañar fácilmente. Pues me parece muy mal marketing para esa empresa pues en los tiempos que corren a cambiado todo mucho y entre el “Facebook” el “Tuenti” y todo lo demas incluido este post todo el mundo mirara las tarrinas metiendo el dedito por debajo de la tarrinita dichosa o se pedirán un cucdurucho que va ser lo mas fácil.

Daniel Hernández

Diseñador Gráfico, Industrial y Creativo para Juegos. Crea como un artesano desde cero logotipos, personajes y cualquier cosa imaginable.

4 Respuestas a “Pidiendo sinceridad en una tarrina de helado”

  1. David

    Daniel, yo estoy contigo. No se puede engañar así a los clientes. No es una estrategia rentable, y seguramente le habrá pasado a más gente.
    Este es un buen sitio para denunciar estos “trucos”.

    Responder
  2. ikky

    Lo de las tarrinas de helado es una estafa a los ojos.

    Si bien es cierto que las cosas se miden al peso, y no es una estafa como tal, en puestos ambulantes como el que describes en tu entrada es muy poco etico, ya que compras con la vista, no es como un supermercado donde te vas parando, comparando precios, cantidades y por supuesto calidades.

    Este mismo fin de semana nos ocurrió algo muy similar con un envase de torreznos de la marca MEDINA (y si, escribo la marca para que todos lo podais comprobar y si es posible, descartar la compra) Una caja bastante grande en apariencia, cuando la abrimos para acompañar nuestro bienamado Kalimocho, y nos habiamos comido unas poquitas cortezas por barba, resultó que nos asombró que ya habiamos llegado al fondo del mismo, y es que tiene un falso fondo de u nos 3 dedos, aproximadamente.

    Me parece una estrategia muy poco etica, porque no le veo absolutamente ningún otro propósito que no sea engatusar al comprador

    Responder
  3. Gines

    Buenas yo he patentado una tapa para ese hueco para que en vez de quedarse vacío ya q no llenan de helado al menos se pueda meter algo aunque sea un juguete para el crió tipo huevo kinder. Un saludo y haber si dejan de vendernos aire.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *