Cuando una empresa que opera en el mundo offline se plantea lanzarse a la piscina, y probar el mundo online, lo primero que se pregunta es si merecerá la pena dar el paso.

Al final, la cuestión es: ¿realmente vende una tienda online?

Antes de dedicar tiempo y recursos a una actividad que puede fracasar, es necesario formarse unas expectativas realistas de lo que significa adentrarse en el ámbito del e-commerce.

Según los últimos datos publicados por la CNMC, el sector del comercio electrónico en España ha llegado a la nada despreciable cifra de 4.945,9 millones de euros de facturación en el segundo trimestre del año 2015. El porcentaje de variación del volumen de negocio del e-commerce respecto al mismo trimestre del año anterior es de 27 %. Esto último significa que la cifra de facturación ha aumentado increíblemente casi un 30 % en un solo año. Además, en los últimos 5 años, el porcentaje de variación interanual ha sobrepasado los dos dígitos siempre. Igualmente, hay que tener en cuenta que 33 % de las ventas se consumaron a través del móvil en el año 2015, y que este porcentaje crece año tras año.

¿Por qué crecen las ventas online

Los motivos por los que se está imponiendo este canal de venta son los innumerables beneficios que supone la compra online. Resulta mucho más cómodo y rápido adquirir los productos desde, literalmente, cualquier lugar, gracias al ordenador o al smartphone. Asimismo, se puede obtener información mucho más detallada para gran parte de las tipologías de productos existentes. Y en la red, hay muchas más posibilidades de encontrar artículos que, de otra forma, serían mucho más difíciles de conseguir. Por consiguiente, es obvio que no se trata de una moda pasajera, es un cambio en el estilo de vida de la población que terminará por imponerse en todos los intervalos de edad.

Es necesario tener claro que no es suficiente simplemente encargar cualquier tipo de desarrollo web para comenzar a recibir pedidos. Esto funcionaba en los primeros años de andadura del comercio online, cuando no existía competencia alguna y los móviles solo efectuaban llamadas. En la actualidad, casi todo el mundo es consciente de la enorme importancia y potencial de este canal. Y esto trae como consecuencia que ahora la competencia es mucho mayor.

Por tanto, una web adaptable a cualquier dispositivo, junto al marketing online para promocionarse, no solo son necesarios, son imprescindibles. Es obligatorio conocer bien este nuevo mundo para tener éxito.

En conclusión, manteniendo un negocio tradicional únicamente en el canal offline de toda la vida se pierde una oportunidad para aumentar los ingresos.

Incluso existen sectores en los que abrir una tienda online es el único camino para no ver caer la cifra de negocio.

Sacramento Jaimez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *